Buscar

Dos autobiografías recomendadas para publicistas


Si a usted le mencionan el título: ‘Confesiones De Un Publicitario’, seguramente se le viene a la mente el bestseller que en 1963 publicó David Ogilvy y que al día de hoy sigue siendo un texto referente para el gremio de la publicidad. Pero se llevaría una sorpresa si se entera que existen dos libros. El otro es, ‘Confesiones Personales De Un Publicitario’ y es escrito a modo de homenaje por Luis Bassat, uno de los publicistas españoles más reconocidos de la historia.


Confesiones de un publicitario, es la autobiografía profesional del famoso publicista británico David Ogilvy, en donde comparte sus experiencias desde sus inicios. Trabajando en la cocina del hotel Majestic de París, forjó la disciplina y siendo vendedor puerta a puerta de las estufas Aga Cookers en Inglaterra, adquirió la destreza comercial. Habilidades, que lo catapultaron a convertirse en uno de los rockstars de la Avenida Madison de Nueva York, que por muchos años fue considerada la meca de la publicidad.


A pesar, que salió a la venta por primera vez hace casi 60 años, aún conserva muchas enseñanzas vigentes que van desde la manera de conseguir y administrar clientes, hasta la forma de apartarse de ellos decorosamente cuando no son buenos para el negocio. También da consejos útiles para manejar grupos de trabajo. Al igual que comparte pautas de redacción y de composición gráfica.

Ogilvy era obsesionado con la investigación, cosa que heredó cuando trabajó para la compañía del Dr. George Gallup. Según él, fue uno de los ingredientes que lo llevo al éxito. Por este motivo recibía con agrado los premios publicitarios, pero nunca los perseguía, porque sostenía que eran otorgados por personas vinculadas a disciplinas artísticas que estaban lejos de la ciencia de los datos. Consideraba que la publicidad más efectiva no necesariamente era la más estética.


Por su parte, Luis Bassat, en su libro Confesiones Personales de Un Publicitario cuenta que gracias al ejemplar de David Ogilvy, se interesó por dedicarse a la publicidad cuando era un estudiante de la Escuela de Ingenieros de Barcelona. Se apasiono tanto que se propuso conocerlo. Con la suerte que, a la edad de 24 años, después de seguirlo insistentemente consiguió convertirse en su pupilo y serían posteriormente socios en la agencia española Bassat Ogilvy & Mather.


Construyeron una relación entrañable que supero las fronteras de los negocios, situación que se ve reflejada en el hecho, que es precisamente Herta Ogilvy, su viuda, quien escribe el prólogo del libro.


A diferencia del de David Ogilvy que es un poco más técnico, el de Luis Bassat, es una autobiografía compuesta por 26 capítulos cortos, en donde aborda en un contexto más amplio. Comparte todo lo que ha sucedido en su vida durante los más de 50 años que lleva siendo publicista. Tocando temas tan personales como la muerte de uno de sus hijos, al igual que facetas más profesionales como sus habilidades en el campo de la comunicación, su rol de empresario y sus manifestaciones de creatividad.


El de Bassat es menos conocido que el de Ogilvy, pero es de esos libros que debería estar en la biblioteca de todo apasionado por la publicidad.


Rodrigo Esteban Delgado A.

Editor, Copy Estándar


 

Datos bibliográficos de los libros:
-D. Ogilvy. (1965/ trad.1984). Confesiones de un publicitario. Barcelona, España. Ediciones Orbis S.A.
-L. Bassat. (2008). Confesiones personales de un publicitario. Barcelona, España. Crítica Barcelona en alianza con Editorial Planeta.