Buscar

La revolución del streaming


Famosa es la historia de la propuesta que en el 2000 Reed Hastings, fundador de Netflix le hizo a John Antioco CEO de Blockbuster para trabajar juntos en un proyecto de alquiler de películas sin intermediación de un lugar físico bajo el poderío que en aquel entonces tenía la marca Blockbuster. La única respuesta que obtuvo Hastings fue una burla alegando que ellos sabían más del negocio y no entendían porque debían necesitar una alianza. Fue así como el streaming acertó uno de sus golpes más épicos, puesto que a los pocos años Netflix prácticamente acabo con la industria en la que reinaba Blockbuster.


El Streaming básicamente es una tecnología que ofrece contenido por internet, generalmente en formatos audio y video, que además pueden ser accedidos desde dispositivos móviles. Entre las plataformas más conocidaspodemos encontrar a Netflix, HBO GO, Fox Play, Amazon Prime y Spotify.


Su éxito ha radicado que más allá de crear un hábito de consumo, logro adaptarse al estilo de vida del consumidor y tal como lo señala la historiadora Diana Uribe en su primer podcast, estas tecnologías les dieron poder a los usuarios, si bien la directriz del contenido lo siguen teniendo quienes lo producen, el control de la manera en como se consumen ahora lo tienen los clientes y pueden elegir el momento exacto cuando lo quieren utilizar. Esto cambio las reglas de juego, no solo para los medios tradicionales sino también para todas las productoras de contenido.




Por ejemplo, YouTube, destrono a Tower Records y a todas las casas disqueras, quizás las nuevas generaciones no entiendan que en el pasado para escuchar una canción solo había dos opciones, quedarse pegado frente a una radio esperando que la trasmitieran o comprar el CD, el long play o el formato del momento, que por cierto no solían ser económicos. Pero el cierre masivo de las tiendas de discos tuvo una reforma en los espectáculos, no es raro que ahora muchas bandas musicales como los Beatles y los Rolling Stones hagan giras del recuento en avanzadas edades de sus integrantes, más que por la nostalgia en parte esto lo hacen para recuperar el hueco económico que produce la insignificante cifra de ventas de CD.


Si bien la piratería también golpeo antiguamente a esta industria no le dio un bastonazo tan certero como estos formatos del streaming, porque el caso es que gran parte del contenido está al acceso de todo el mundo en la red, por más que YouTube recientemente haya incursionado publicidad invasiva en el contenido, si a alguien se le antoja escuchar una canción, lo puede hacer desde cualquier dispositivo móvil con una conexión de internet, simplemente necesita buscarla. Incluso si se hace un análisis más profundo estas nuevas tecnologías han sido agresivas para la piratería, o acaso ¿no han notado que los vendedores de MP3 y de películas en las esquinas han disminuido? Por menos de 17.000 pesos colombianos (US$5.15) al mes, una persona puede tener acceso a una infinidad de series y películas que nunca alcanzaría a ver en toda su vida, a eso se le suma que constantemente le ofertan nuevos contenidos y con esa suma de dinero si mucho le alcanzaría para comprar aproximadamente 4 películas piratas.


El streaming llego para modificar el entretenimiento, ahora valen más las estatuillas de YouTube que los discos de platino y para no ir más lejos Netflix se atrevió a retar a las grandes productoras del séptimo arte en uno de sus más preciados escenarios, los Premios Oscar con la película Roma, ganadora de 3 galardones y como no era de esperarse la industria tradicional protesto en voz de Steven Spielberg indicando que eso era injusto porque no competían en las mismas condiciones, a lo que Netflix respondió en un tweet que: el estar multi conectados les permite no ser excluyentes porque su plataforma posibilita brindarle acceso a personas que no siempre pueden pagar una boleta de cine o que viven en ciudades sin teatros, además le proporcionan a su audiencia el poder disfrutar de los lanzamientos al mismo tiempo sin importar donde se encuentren y por otra parte le dan la oportunidad a nuevos cineastas. Esta respuesta cayó muy bien a los usuarios de Netflix porque les promete mantener la calidad futura.



Twitter.com

Por lo general cuando una tecnología se empieza a masificar comienza a desafiar estamentos que se creían inamovibles y paralelamente más aplicaciones han ido creciendo. Uber llegó para capturar mercado de los taxis, Airbnb para desafiar a los hoteles y hasta incluso el formato de podcast le pone de frente competencia a lo radio. En estas circunstancias el consumidor se ha visto empoderado, tiene de donde elegir, lo cual produce que se vuelva más exigente, con los contenidos y con el sistema mismo. Cuando ve que una marca que considera como propia, es atacada por las industrias habituales la defiende enérgicamente.


Los medios tradicionales desde un tiempo atrás han deseado atenuar esto con contenidos emitidos en vivo y por citar un ejemplo el deporte ha jugado un papel fundamental, por eso no es raro que en menos de un año se vayan a jugar dos Copas América, la FIFA pretenda cambiar el número de selecciones clasificadas a los mundiales de 32 a 48 y el fútbol colombiano que hace unos años otorgaba un título de campeón en la primera división y un cupo de ascenso. En la actualidad este premiando cuatro campeonatos (copa, súper liga y 2 ligas) más dos ascensos de la segunda categoría. Además, esto ha sucedido generalmente en los demás países latinoamericanos.


Una de las manera más efectiva de mitigar esto para las industrias que llevan años en el mercado, es basar todo en la experiencia, tal y como el caso de los cines colombianos que presenta la revista P&M en la edición de junio de 2019 que en artículo: El Cine Contra Ataca, en donde expone que esta industria para combatir a las nuevas plataformas aparte de los efectos especiales ya conocidos de las salas, vienen enfocándose en nuevos servicios como brindar opciones de comida gourmet, meseros que lleven los pedidos directamente a los puestos, salas de lobby para esperar el inicio de las películas entre otros.

Quizás una forma acertada de medir el éxito del diseño de estas nuevas estrategias sea la cantidad de veces que las personas se sienten motivadas a compartirlas en sus redes sociales.


Rodrigo Esteban Delgado A.

Editor- Copy Estandar



 

Fuentes: