Buscar

Coca-Cola y La Navidad




Si se pregunta a que sabe la navidad seguramente la respuesta es que a Coca-Cola y no porque precisamente puede acompañar todas las recetas navideñas sino, por todos los aportes culturales que le ha dado a esta época del año, como estas dos historias que están a continuación


La historia de Papá Noel


En 1931, Coca Cola le propuso al pintor Haddon Sundblom crear un Papá Noel para su campaña navideña. Hasta entonces, la figura de San Nicolás se asemejaba a la estampa de un santo común. Un tipo flaco, pálido, con barba espesa y vestía un traje de obispo que no necesariamente era rojo. En la mayoría de sus imágenes predominaban las tonalidades de amarillo.


Estampa de San Nicolas de Bari. Imagen tomada de Elmundo.es

Sundblom se encargó de darle un toque más carismático, le dio vida a un personaje regordete de barba blanca brillante, con pinta de bonachón a quien todos quieren abrazar. Le puso cachetes colorados y una nariz pequeña para darle un toque más humano. Además, le agrego un traje rojo y blanco. Los colores corporativos de la marca. Cambio el sombrero rígido de los obispos por un gorro de pijama con una franja blanca y esponjosa que asemeja la espuma de la gaseosa.

Como si fuera poco, Papá Noel trae consigo una Coca Cola helada desde el polo norte, la temperatura perfecta en la que se debe consumir el producto.


Pieza publicitaria de Coca Cola. Imagen tomada de Diariosur.es


La historia de los osos polares

A parte de los renos es muy común ver hoy en día adornos navideños con animales invernales y todo es gracias a Coca –Cola.

Arrastrando el lastre de las guerras de colas, en donde se enfrentó de una manera feroz contra Pepsi en la década de 1980, Coca-Cola necesitaba un nuevo icono.

Todo el entorno de Papá Noel, que había marcado el éxito en décadas anteriores, se había vuelo en un icono genérico y estaba siendo sobre explotado por la industria del el cine. Esto daba como resultado que la propuesta creativa que se necesitaba debía ser transformadora.

La historia que viene a continuación, parece sacada de un cuento de navidad. Ken Stewart, en 1992 tenía la misión de diseñar la nueva campaña. Tras un bloqueo creativo se quedó observando a su perro, un gordo labrador dorado llamado Morgan y esto le dio la inspiración que estaba buscando.


Notó que la silueta de su perro se parecía a la de un oso polar. Acto seguido dedujo que esto lo podía unir con el concepto refrescante que promulgaba la marca y seguir con el hilo conductor de la historia de Papá Noel, al poderlos situar en la nieve del polo norte.

cocacolaespana.es

Para la producción Stewart, decidió contactar a la agencia de animación digital Rhythm & Hues porque creía que era la única capaz de reproducir el pelaje de los osos.


Generar el comercial de 30 segundos que se llamó Northern Lights fue toda una hazaña. Se tomó más tiempo del esperado, 16 personas trabajaron tiempo completo durante cuatro meses y para los primeros moldes de arcilla se usó como referencia la cabeza de Morgan.


La manera como la historia se relacionó con la marca fue muy simple, la gente bebe Coca-Cola en el cine, así que los osos polares fueron presentados viendo la aurora boreal mientras disfrutaban de una Coca-Cola.

Los diálogos humanos se suprimieron, con el fin de lograr una narrativa que brindara misticismo y magia. Lo primero que se escucha es el gruñido de un oso y sus pasos en la nieve. Este punto en particular tiene un dato anecdótico, al no poder encontrar un gruñido de oso real, en los bocetos preliminares el propio Ken Stewart grabó con su propia voz los ruidos de los osos de manera provisional, pero termino siendo usado en la edición final.

Por los retrasos en la producción, el comercial no hizo su debut en diciembre sino en febrero de 1993, durante la entrega de los Premios Oscar y fue un éxito inmediato. En ese año se hicieron tres versiones más del comercial, donde los osos polares salían acompañados de cachorros, focas y Papá Noel.


Con el paso del tiempo la marca fue explotando los osos polares como recurso creativo, sobre todo en la temporada decembrina. Así que, si usted ve un Papá Noel rojo o un oso polar adornando la navidad estará frente al legado cultural que ha dejado Coca-Cola en la sociedad.



Rodrigo Esteban Delgado A.

Editor de contenido, Copy Estándar



 

Fuentes de información

- Villegas S. (2014). Markitendencias: Papá Noel, una víctima de la publicidad. Barcelona,España. Gestión 2000. Pág. 69-71

- Redacción ACI Prensa. (2019). ACI Prensa: Hoy es fiesta de San Nicolás, patrono de los niños, marineros y viajeros. Perú. Recuperado de: https://bit.ly/2RTv4Em

- Plata O. (2018). El Espectador: La historia de Papá Noel. Bogotá Colombia. Recuperado de: https://bit.ly/2RREjEV

- Patxot R. (2014). Roastbrief: El ilustrador publicitario que inventó a Santa Claus. México. Recuperado de: https://bit.ly/36L9NB1

-Coca-Cola Journey. Cómo nacieron los osos polares de Coca-Cola. Coca Cola Chile. Recuperado de: https://cutt.ly/zhAkOxu

-Patxot R. (2014). Roastbrief: El ilustrador publicitario que inventó a Santa Claus. México. Recuperado de: https://bit.ly/36L9NB1