Buscar

Jack Daniel’s. De Tennessee para el mundo


Jasper Newton "Jack" Daniel, es quien simboliza la marca Jack Daniel’s, en una historia muy similar a la de Johnnie Walker, era un descendiente de escoceses, que quedó huérfano a muy corta edad, pero contó con la suerte de ser adoptado por el reverendo Dan Call, un predicador luterano ubicado en Tennessee quien tenía una destilería. Por raro que parezca, el whisky y la religión han estado vinculados desde su origen, ya que nació como una medicina que fabricaron unos monjes irlandeses en el siglo VI, al macerar y fermentar tanto hierbas como especies en los instrumentos que los árabes utilizaban para hacer perfumes. Adicionalmente a esto, durante el proceso de añejamiento en los barriles, se evapora una gran cantidad de la bebida y cuenta la leyenda que esta es la porción que se toman los ángeles.


Si bien, el whisky tuvo sus orígenes en Irlanda, fue en Escocia donde se desarrolló como industria y por la denominación de origen, el único que puede llamarse comercialmente whisky es el escocés, los otros, incluyendo a Jack Daniel’s son reconocidos como whiskeys.


A mediados de 1850, cuando Estados Unidos se encontraba en crecimiento, empezó a recibir inmigrantes europeos que replicaban sus costumbres en el nuevo continente. Entre ellos se encontraban los escoces y los irlandeses que comenzaron a buscar la manera de elaborar whisky. Al no encontrar malta para fermentar, utilizaron ingredientes locales como el maíz y el centeno, dándole vida al bourbon, como también es conocido el whiskey norteamericano y lograron opacar el protagonismo que tenía el ron de San Francisco.


De este selecto grupo, hacía parte el ya nombrado Reverendo Dan Call, que junto al esclavo Nathan Gree, le revelaron todos los secretos a Jack, quien a sus 19 años adquirió la dirección de la destilería, cuando su tutor decidió dedicarse exclusivamente a sus labores religiosas. Gracias a sus habilidades comerciales le daría vida a la primera empresa exitosa de fabricación de whiskey en América.

Uno de los principales éxitos de la marca Jack Daniel’s, es que desde sus inicios ha mantenido la base del producto de una manera intacta, gracias a que combina la tecnología con procesos artesanales. Toda su producción que se comercializa por todo el mundo, surge de dos fábricas en donde siempre se ha realizado este whiskey. Una destilería ubicada en el pequeño pueblo de Lynchburg, Tennessee; que cuenta con un manantial del cual se toma el agua y una tonelería situada en Louisville, Kentucky; en donde se fabrican los barriles de roble blanco tostado, que se encargan de aportarle el color ámbar que tanto caracteriza al producto.


La marca tampoco lo ha tenido fácil, fue una de las sobrevivientes de la época de la prohibición y una de las encargadas de reconstruir la industria cuando la ley seca finalizó en 1933.


Paradójicamente Lynchburg, en la actualidad aún tiene muchas de esas leyes conservadoras. Está permitido, la fabricación de bebidas alcohólicas, pero no se pueden tomar. Aquí no existen bares y solo unos pocos puntos están autorizados para venderlas. A pesar, que Jack Daniel’s es la principal fuente de empleo de sus 6.000 habitantes y de recibir más de medio millón de turistas al año, gracias a que, la marca cuenta con un parque temático en su planta de producción.


En sus inicios Jack Daniel’s, no era la única marca que destilaba whiskey de calidad, pero si fue pionera en implementar las activaciones de marcas y las relaciones públicas, cuando ni siquiera se conocían estos términos. Jack, no solo era un innovador en sus procesos de fabricación, también era un creativo en sus maneras de comercializar su producto. Él sabía que la música atraía las masas, por eso fundo la banda musical: Jack Daniel’s Silver Cornet Band, que tocaba en los bares, en las ferias y en las plazas con el fin de incentivar el consumo y de transmitir una agradable experiencia con la marca. Además, construyo un gran salón de baile en su casa. Lugar, en donde invitaba a grandes personalidades de la época. Esto le permitió escalar en las esferas sociales y ganar gran reconocimiento gracias a las publicaciones de la prensa.


La marca está llena de enigmas sin resolver, dado que Jack era muy cauteloso y se llevó muchos secretos a la tumba. Incluso su muerte esta retratada en un capítulo de la serie Mil Maneras de Morir.


No se sabe a ciencia cierta porque las botellas llevan el número 7. Algunos declaran que fue el número de mujeres con las que convivio en su vida; otros por su parte narran que simplemente ese era el número de su suerte. Pero la historia que toma más fuerza, dice que, en 1904, Jack, presento su producto en un concurso de la feria mundial de San Luis, lugar donde obtuvo la medalla de oro y se cree que el whiskey ganador provenía del lote número 7. Para conservar este símbolo mágico, al ganar el séptimo premio mundial, Jack Daniel’s dejó de participar en concursos.


Con el tiempo, fue ganándose su espacio como un símbolo cultural del orgullo americano y de la rebeldía. Sin pagar product placement, apareció en películas como: Cara Cortada, El Resplandor y Animal House.


También ha tenido un protagonismo importante en la música, grandes artistas han confesado ante cámaras que Jack Daniel’s es bebida favorita y la han bebido en sus presentaciones. En esta lista están: Slash, el guitarrista de Guns N' Roses; Keith Richards, el guitarrista de los Rolling Stones; Michael Anthony, el ex bajista de Van Halen; Jim Morrison, el vocalista de The Doors y Kesha, una de las artistas pop más importante del momento.


Pero sin duda alguna quien más aportó para que la marca fuera reconocida en todo el mundo, fue Frank Sinatra. En 1955, en pleno escenario se sirvió un vaso y dijo: “Señoras y señores, este es Jack Daniel’s y es el néctar de los dioses”. Se declaró gran amante de este whiskey, lo utilizaba para afinar su garganta y lo bebía en sus conciertos, así nunca recibiera un pago por publicidad. Una de sus exigencias para sus presentaciones es que debía haber una caja de Jack Daniel’s en su camerino. Tuvo mucha lealtad con la marca, al punto, que antes de morir pidió que lo enterraran con una botella. En respuesta, la marca lanzó al mercado en el 2012 una edición limitada de whiskey que se llamó: Sinatra Select.


Las marcas de whisky escocés suelen ser muy conservadoras y esta marca ha encontrado un espacio para diferenciarse de la competencia. El Jack Daniel’s Old No.7, es la base de los otros dos productos clásicos: Gentleman Jack y Single Barrel. Pero también lo es para los whiskeys innovadores de sabor a miel, canela, centeno y manzana verde.


De esta manera es que una marca nacida en un pequeño pueblo de Tennessee ha logrado posicionarse como una de las marcas más poderosas de bebidas alcohólicas del mundo.


Rodrigo Esteban Delgado A.

Editor, Copy Estándar

info@CopyEstandar.com

 

Bibliografía

-(2016). Jack Daniel's, 150 años de prohibiciones y fidelidad a su fórmula original. Agencia EFE: USA. Recuperado de: https://cutt.ly/ufmWb2v

-(2016). Jack Daniel’s: Cine, misterio y rock and roll. Revista Shock: Colombia. Recuperado de: https://cutt.ly/IfmWQFd

-[4eyes4]. (29 de julio de 2012). [Archivo de video]. Historia del Whisky Documental. Recuperado de: https://cutt.ly/ifmWsNL

-[Ricardo Córdova]. (30 de enero de 2013). [Archivo de video]. Megafabricas Jack Daniels. Recuperado de: https://cutt.ly/DfmWjy9