Buscar

La historia del jean, un producto revolucionario


Parece imposible encontrar una persona que no tenga en su closet unos Jeans, esta preciada prenda que es la más producida en el mundo y gracias al mercadeo pasó de ser ropa de trabajo, a convertirse en un símbolo de rebeldía para posteriormente transformarse en un icono de la moda y conquistar pasarelas de afamados diseñadores.


Para descubrir su historia hay que situarse en el siglo XVI, más exactamente en el sur del continente americano de donde se extraía el algodón, para transportarlo hasta Génova -Italia- y Nimes –Francia-. Ciudades en donde se emprendió a procesar una novedosa tela de mezclilla muy resistente que era tinturada con índigo, una planta originaria de India que produce el color azul. Es precisamente en este punto en donde toma el nombre este producto. En los mercados de Francia empezaron a referirse como ‘gene’ para nombrar a la tela que venía de Génova, que en francés suena similar a ‘jean’ y al textil que se fabricaba ahí se le empezó a llamar ´de Nimes’ que luego termino degenerándose en su pronunciación hasta llegar a lo que hoy se conoce como la tela ‘denim’.


Este material comenzó a ser muy preciado por los comerciantes europeos, dado que por sus características podía ser vendido para ropa de trabajo y para proteger las mercancías que viajaban en los barcos.


Uno de los saltos más importantes en su historia lo dio en el siglo XIX de la mano de Levi Strauss, un joven inmigrante alemán que llegó junto a su familia a Nueva York y que posteriormente se radicaron en San Francisco con el boom de la fiebre del oro. Lugar en donde abrió una tienda mayorista que entre muchos productos comercializaba esta tela.


Jacob Davis, un sastre que era cliente habitual de Strauss y que confeccionaba ropa para obreros, tenía un problema. A pesar que la tela de jean era resistente se descocía en los bolsillos. Entre los dos se idearon la manera de ponerle remaches en las esquinas y en 1872 decidieron patentar este modelo, que es el típico pantalón de jean que se conoce hoy en día. De esta manera fue que nació la marca Levi Strauss & Co, que en los años posteriores alcanzó el éxito haciendo ropa de dotacion industrial.


Durante la primera mitad del siglo XX los jeans eran reconocidos en Norte América como unos pantalones baratos y con poco glamour, pero sorprendieron a los jóvenes europeos durante la posguerra. La idea de unos pantalones lavables, resistentes y cómodos, que se podían conseguir en cualquier supermercado era algo novedoso para un continente que había sido destruido por la guerra. Además, estaban impregnados con aires de libertad, aventura e independencia como todos los productos que provenían de Estados Unidos.


Si bien desde la primera película de vaqueros grabada en 1903 (El Asalto y Robo de Un Tren), aparecen personajes usando jeans, fue en 1955 con la película Rebelde Sin Causa, protagonizada por James Dean donde esta prenda desató la sensación mundial entre los jóvenes. Al punto que se convirtieron en un símbolo de rebeldía y fueron prohibidos durante mucho tiempo en restaurantes, colegios, iglesias y teatros, por considerarlos de mal gusto.


A principio de los 60 se originaron diferentes protestas sociales como el rechazo de la guerra de Vietnam, el movimiento estudiantil que nació en la universidad de Berkeley y las marchas del mayo francés tomaron el jean como un símbolo beligerante.


Paralelamente a esto, se fue formando el movimiento hippie que estaba ligado al rock and roll. Por este motivo los artistas más representativos del momento como: The Beatles, Jimi Hendrix y Janis Joplin los comenzaron a usar y con este hecho le dieron una voz a este producto revolucionario.


En Europa a finales de la década de los 60 fue en donde se empezó a cambiar este paradigma. Desde un inicio los jeans fueron más caros en este continente que en Estados Unidos y la razón no eran los costos del material, sino los derechos de importación. Al ver que existía un mercado, esto atrajo a muchos diseñadores de alta costura a dignificar la prenda, confeccionarlos en Europa y de esta manera tener un margen de rentabilidad alto por este producto.


Llegaron los 70 y apareció el punk que le dio un valor simbólico junto con las crestas, las chaquetas de cuero y los accesorios metálicos. Algunos exponentes del arte pop como Andy Warhol también ayudaron a facilitar su popularidad.


En los 80 ya era la prenda más vendida en los Estados Unidos y la referencia 501 de la marca Levi Strauss se establecería como un clásico de la moda que hasta el día de hoy sigue vigente.


La conquista definitiva se da en los 90 cuando lo empiezan a usar personas de todas las edades y las marcas emprenden la tarea de comercializarlos con diferentes estilos, diseños y colores.


En el nuevo milenio dejo atrás su espíritu rebelde y los prejuicios que los condenaban. Gracias a su versatilidad que permite combinar fácilmente con otras prendas se ganó el estatus de producto básico e indispensable. Lo cual le ha generado que pueda trascender fronteras en donde antes tenía las puertas cerradas como el terreno laboral.


Todo esto le ha permitido que el jean se considera como la prenda más popular de la historia moderna de la humanidad. Hoy en día se utilizan más que en cualquier otro momento, las marcas han entendido y por eso este producto siguen evolucionando en su diseño.

Rodrigo Esteban Delgado A. Editor, Copy Estándar info@CopyEstandar.com


 

Bibliografía


-B. Roetzel. (1999). El caballero, manual de la moda masculina clásica. Vaqueros sí pero bien llevados. Barcelona, España. Könemann. Pág 137-136.

-P. Castaño. (2012). Estilo Urbano, una guía de Pilar Castaño. La calle manda. Bogotá, Colombia. Aguilar. Pág. 10-58.

-E. Arenas. Levi’s 501: la historia del jean. (2017). Fashion Radical. Recuperado de: https://bit.ly/39cjlao

-[Kienyke]. (30 de julio de 2017). [Archivo de video]. La historia del jean – KienyKe. Recuperado de: https://bit.ly/2BhLGzG

-[Mundo Top]. (30 de mayo de 2020). [Archivo de video]. La historia Original del Jeans Recuperado de: https://bit.ly/2WCtWX3