Buscar

La receta para cocinar un meme



Los memes han ganado protagonismo en la última década y se han convertido en un lenguaje habitual del mundo digital, gracias al hábito de compartirse con facilidad. Los millennials fueron los primeros usuarios, pero terminaron por convertirse en los embajadores al hacerlos llegar a otras generaciones.


Su historia es más antigua de lo que se cree, ellos heredaron el formato de las viñetas de los comics y el primero que se realizó fue en 1921 en una historieta de la revista inglesa Jude, donde apareció el humor con la siguiente situación: “como crees que te ves cuando te toman una fotografía. Como realmente te ves”.

Imagen tomada de: @YoRHaw/Twitter

Sin ninguna duda hacen parte de la cultura popular moderna y prácticamente todos los acontecimientos relevantes tienen memes, incluyendo desde los más cotidianos hasta los más crueles. Incluso no es raro que gran parte de los usuarios digitales se enteren primero de las noticas por lo memes que por los medios tradicionales. Convirtiéndose también en algo perjudicial para los diseños gráficos porque ha empezado a robarles espacio a las caricaturas.

Es por eso que se presentan como una oportunidad de montarse en el tren de la viralidad que tanto es perseguida en los medios digitales y al ser motivos de conversación se vuelven atractivos para las marcas ganando así un espacio en la comunicación estratégica.


Muchos memes suelen tener como inspiración acontecimientos y noticias actuales. Para que esto tenga éxito se necesita de una reacción oportuna del community manager para analizar si esta novedad le es conveniente a la marca, porque como es conocido, las tendencias en las redes sociales son efímeras y la posibilidad de incluirse en la conversación consta de poco tiempo.


En general tienen muchas cosas positivas porque vuelven las interacciones dinámicas, refrescan el contenido, proponen un diálogo amigable e informal con la audiencia, ayudan con la recordación de marca, proponen una difusión voz a voz, son útiles para alcanzar nuevos públicos, evocan diversión y ante tanta saturación de publicidad se presentan como una pausa activa.


En pocas palabras el meme es una situación expresada en una imagen, pero en la publicidad no basta con ser chistoso, debe cumplir un objetico de comunicación como cualquier otra pieza gráfica.



Producir memes porque están de moda es algo que se puede convertir en un arma de doble filo y pueden ser perjudiciales para la marca a razón que muchos son usados para hacer bullying. Además, se puede caer en problemas legales, no porque una foto sea utilizada muchas veces quiere decir que sea de dominio público. Por eso, jamás se puede usar la imagen de una persona para fines comerciales sin la autorización por escrito.


Marcas que se han metido en problemas por esto hay por montones, la más reciente es la batalla entre el ciclista Egan Bernal y la marca de pasteles Ramo, porque está durante el Giro de Italia del 2021 cuando Egan salió triunfador, modificaron el empaque de su producto Ganzito y le estamparon el nombre de Eganzito, con un personaje vestido como el ciclista para promocionar la marca. Un año después esto aún continúa en disputa.


Algo similar le sucedió a la cuenta de humor especialista en memes: Futbol Sin Cracks, que fue denunciado por el jugador de fútbol Rafael Robayo por usar en redes sociales su fotografía en diferentes contenidos.


Por otro lado, hay marcas a las cuales se les ha aparecido La Virgen, cuando la tendencia a sucedido alrededor de ellas, pero en el desespero de no saber qué hacer con la viralidad, terminaron echándola a perder y no falta quien ve el mango bajito en el patio del vecino para explotar la situación.

Tal como sucedió a Oxxo, la marca de tiendas de abarrotes mexicana, que con el video del ‘mmmm’ se convirtió en una de los virales del 2021. En donde un supuesto cliente, entra a una de las tiendas a comprar unos condones y el cajero que es un adolescente, mientras le registra los productos en repetidas ocasiones hace unas miradas picaronas, junto con la pronunciación del gesto “mmmm”.



La marca emitió un comunicado, diciendo que el joven no tenía ninguna relación con ellos, que era el hijo de una empleada, quien le permitía grabar videos al interior de la tienda cuando la jornada laboral terminaba. Con esto, tiró por la borda la oportunidad de tener un embajador de la marca al que las redes sociales aman. Sin tener en cuenta que, durante el desarrollo del video, el supuesto cajero atendió con amabilidad al cliente y cumplió con todos sus requerimientos.


Oportunidad, que sí aprovecho Burger King Costa Rica, quien convirtió a Elías Navarro, más conocido como el niño del Oxxo, en la imagen de una campaña publicitaria.

Imagen tomada de redes sociales de Burger King

Contratar los memes es otra arma de las grandes marcas, Bavaria que para celebrar los 90 años de la cerveza Póker y realizar la campaña de lanzamiento de Pokerita, la nueva presentación de 250 mililitros, busco directamente a András Arató quien se hizo famoso por el meme conocido como Hide The Pain Harold.


Imagen tomada de: Revistapym.com.co

Hacer un meme tiene su ciencia, por eso aquí queda una receta que de seguro será de gran apoyo:


-Una idea madura

-Dos tazas de contexto

-Tres cucharadas de insights

-Un referente cultural

-Humor al gusto.



Rodrigo Esteban Delgado A.

Editor de contenido, Copy Estándar

 

Fuentes:

-N.Olmos. (2018). Gráffica ¿El primer meme de la historia? España. Recuperado: https://bit.ly/2XRnkUN

-(2019). Comutricolor.com. Rafael Robayo demandó a propietario de cuenta de Twitter que usaba su imagen; @FutbolSinCrack. Colombia. Recuperado de: https://bit.ly/2UdlQDl

-(2022). El País. Egan Bernal en discordia con la empresa Ramo por 'Egansito', ¿por qué la controversia? Colombia. Recuperado de: https://bit.ly/34Vxv25