Buscar

Lamborghini Vs. Ferrari





Cuando se mencionan autos italianos, quizás los primeros atributos que se vengan a la mente sea la velocidad, el estatus y la elegancia, pero cuando se pregunta por las marcas sin ninguna duda de las primeras en recordar son Lamborghini y Ferrari.


Como buen país futbolero, en donde los equipos de una misma ciudad entrenzan una rivalidad de grandes proporciones lo mismo pasa entre estas dos marcas. Disputa cuyo origen nació lejos de una pista de carreras.


Enzo Ferrari, el creador de la emblemática marca que lleva su apellido, después de participar en la primera guerra mundial como soldado, fue probador de carros en una pequeña empresa automovilística de Turín. Después empezaría a correr como piloto de carreras en diversas escuderías hasta llegar a la emblemática Alfa Romeo en donde ascendería hasta director de la división de Carreras Alfa Corse.


A comienzo de la década de los 30 fundó su propia compañía con la idea principal de fabricar bólidos de carrera, pero pronto descubrió que el negocio estaba por otro lado, al unir la velocidad y la diversión al conducir con la estética y glamur de la moda italiana, que fueron los pilares para crear una marca de culto.


Uno de los hechos colaterales de las guerras es que han terminado desarrollando muchas industrias. Después de la segunda guerra mundial Ferruccio Lamborghini, empezó a comprar los sobrantes de los vehículos militares, para convertirlos en tractores, lo cual lo llevó a que en 1960 con su empresa Lamborghini Trattori SpA, con sede en Bolonia, ya fuera una de las tres empresas líderes en el segmento de maquinaria agrícola.


La historia de como Lamborghini entró al mercado de autos deportivos es un poco peculiar. Los hechos exactos de cómo sucedieron los hechos es inexacta, pero todas tienen como conclusión una feroz discusión entre Enzo Ferrari y Ferruccio Lamborghini.


Una de las vertientes, cuenta que Ferruccio Lamborghini presentó una queja formal en un concesionario de Ferrari, por las constantes fallas que presentaba el embrague de su Ferrari, a lo que contestó en una carta el propio Enzo Ferrari diciendo que si criticaba tanto sus carros podría fabricarlos él mismo, sin saber que ese cliente era Ferruccio.


Otra de las historias narra, que Ferruccio en varias ocasiones abordó a Enzo en un club social de Milán para comentarle las fallas que presentaban su Ferrari y como lo podía mejorar, a lo que Enzo respondió que un constructor de tractores que iba a saber de autos deportivos.


La última de estas leyendas señala, que Ferruccio le pidió una cita con Enzo, en la que terminó diciéndole que los autos de Ferrari eran una basura y que realizaría unos mejores.


Al mejor estilo de la mafia italiana, la sed de vendetta de Ferruccio, se cruzó con otro problema, antes que fabricar autos deportivos su plan era producir helicópteros, pero el gobierno italiano le negó los permisos.


La pelea con Enzo, lo llevó a considerar el mercado de los autos deportivos, tarea que, aunque parece titánica no fue tan difícil, tenía el capital dado que era considerado uno de los industriales más prósperos de Italia y ya contaba con la planta de producción. Solo necesito contratar a dos ingenieros de Ferrari, Gianpaolo Dallara y Robert Wallace para edificar el desarrollo.


Si bien, la industria automovilística italiana en los años 60 estaba avanzada, en el segmento de superdeportivos Ferrari, se encontraba en solitario, porque otras marcas como Alfa Romeo, se centraban más en el confort y Fiat en generar vehículos populares. Sin proponérselo Enzo Ferrari había creado su mayor monstruo y le había entregado las llaves de su espacio para que le compitiera hombro con hombro.


Ferrari, como principal símbolo de su marca se había caracterizado por la testarossa, es decir, solo fabricaba autos rojos que se identificaban en las calles sin ningún problema, como hecho curioso, esto duro hasta 1986 cuando Diego Armando Maradona después de ganar el mundial de México adquirió un Ferrari 470 con una petición especial, lo quería negro. Cosa que la marca se negó en un principio, pero termino cediendo al darse cuenta de que él planeaba hacerlo pintar de negro en un taller de Nápoles.


Por su parte, Lamborghini de entrada quiso marcar diferencias cuando lanzó su primer vehículo en 1963, se enfocó en brindar una variedad de colores, así como diseños con ángulos y curvaturas más pronunciadas que hacía ver sus autos más grandes.


Mientras Ferrari en su logo impuso un caballo rampante, Lamborghini no se quería quedar atrás y respondió con un toro producto de la afición taurina de Ferruccio. Uno de sus primeros modelos exitosos llevó el nombre de Miura en honor a la ganadería española de toros bravos. Le siguió el Lamborghini Espada en homenaje al arma de los toreros. Lista que se le unió el Lamborghini Islero, Lamborghini Murciélago, Lamborghini Diablo, Lamborghini Gallardo, Lamborghini Urraco Lamborghini Aventador, todos estos en honor a toros que fueron famosos por indultos o faenas sobresalientes.


Con la masificación del cine y de los videojuegos en la década de 90, se fortaleció globalmente el furor de estás marcas con el símbolo del deseo.

Respecto al mercado colombiano Ferrari, este año va a cumplir 7 años y Henry Ávila gerente de la marca en el país, le compartió al diario La República que en promedio se venden 12 carros al año en precios que van desde US$400.000 hasta US$450.000. Por su parte Lamborgihini a pesar de que se encuentren algunos rodando por las calles colombianas, no cuenta con un concesionario oficial, más sin embargo algunos los importan y se estima que sin contar los impuestos el valor mínimo es de US$300.000.


Después de la muerte de sus fundadores, las dos empresas sufrieron tropiezos financieros y debieron capitalizarse para que las marcas sobrevivieran. En 1998, Lamborghini fue adquirida por el grupo Volkswagen. Por su parte, en Ferrari sucedió algo parecido, aun la familia Ferrari conserva un pequeño porcentaje de la empresa, pero los socios mayoritarios son Exor, Fiat, y Chrysler.




Rodrigo Esteban Delgado A.

Editor de contenido, Copy Estándar


 

Fuentes:

-A. Espallargas. (2020). Revista GQ: Lamborghini vs. Ferrari: la rivalidad que forjó la leyenda de los veloces superdeportivos italianos. Recuperado de: https://cutt.ly/qDbpMCT

-J. López. (2021). La República: “Estamos vendiendo hasta 12 Ferrari en promedio por año y esperamos crecer en 2022”. Recuperado de: https://cutt.ly/IDbaczH

-Auto Bild: História De Ferrari. Recuperado de: https://cutt.ly/NDbaeWl

-Auto Bild: História De Lamborghini. Recuperado de: https://cutt.ly/HDbad4N