Buscar

Las marcas bélicas


Las guerras han transformado el mundo, y la publicidad no ha estado exenta de esto. Aparte de la propaganda bélica también la ha impactado con su intervención tecnológica en los medios. Por ejemplo, gracias al ingenio militar se perfeccionaron las frecuencias de radio y se creó el internet.


En los conflictos, las marcas también han jugado su papel y no solo las de naturaleza militar. Existen muchas de consumo masivo que han participado, oficiando como proveedoras e inventoras de productos. Algunas contaron con la suerte de encontrar una oportunidad que las apalanco al éxito. Otras hicieron parte de la estrategia militar y las más osadas se atrevieron a tomar partido por un bando.


La verdadera revolución comercial ha surgió en los tiempos de paz, cuando el mercado de la guerra a diezmado y las marcas se empeñan en llevar estos productos a segmentos más amplios.


Los Jeep Willys, tan famosos en el eje cafetero colombiano empezaron a fabricarse para el ejército de Estados Unidos en 1941 para cubrir la Segunda Guerra Mundial. Una vez terminada, los mismos militares se encargaron de hacerle la publicidad voz a voz, al no parar de hablar de un carro compacto, de fácil mantenimiento que podía llegar a casi cualquier lugar.


Aston Martin, durante la Segunda Guerra Mundial fue el proveedor de vehículos del alto mando inglés. Además, también fabricó armamento, piezas para carros blindados y suministros de aviones.


Uno de los casos más famosos es el de Volkswagen, inaugurada en 1937 durante el gobierno de Adolfo Hitler para producir el automóvil Tipo 1, conocido popularmente como el escarabajo. Su diseño estuvo a cargo de Ferdinand Porsche, fundador de la marca automovilística Porsche AG. El cual contaba con dos objetivos: el primero, cumplir con una política populista de brindarle un automóvil accesible al pueblo alemán. El segundo, era producir un vehículo que no necesitara agua y que facilitara el transporte de oficiales ante la posible invasión a África. Planes que fueron truncados por el inicio de la Segunda Guerra Mundial.


Las marcas relacionadas con la comunicación son las que mayor participación activa han tenido. Motorola, que en un principio se llamaba Galvin Manufacturing Corporation. Era una productora de baterías, pero 1940, fabricó por encargo del ejército estadounidense el primer radioteléfono walkie-talkie.


Por su parte Vodafone, el operador europeo de telefonía, televisión e internet, que anteriormente era conocido como Racal Telecom. En la década de los 80 fue el mayor proveedor británico de tecnología militar de radio. Su producto estrella en la industria de la guerra fue el Mobira, un teléfono móvil que pesaba 11 kilos.

Nokia, surgió en Finlandia en el siglo XIX, cuando este país aún pertenecía al Imperio Ruso. En sus inicios fabricaba papel y luego entró al mercado del caucho. Estando en esta industria fabricó suelas de botas militares para la Primera Guerra Mundial y en la Segunda Guerra Mundial realizó el recubrimiento de las líneas telefónicas del ejército nazi.


Las gafas de sol Ray-Ban, antes de hacerse famosas por la película Top Gun, en 1936 ya habían realizado un modelo para la Fuerza Área estadounidense que pretendía reducir los mareos de los pilotos que volaban a grandes alturas.

Las toallas higiénicas Kotex, se inventaron durante la Primera Guerra Mundial para cubrir las heridas de los soldados. Fueron las enfermeras quienes las adoptaron como un producto de higiene personal femenino.


Se dice que la necesidad es la madre de todas las ciencias y fue de esta manera que nació Fanta. Durante la segunda guerra mundial Coca Cola se enfrentó con dos problemas. Alemania aplicó un embargo sobre el jarabe con el que se fabrica la icónica gaseosa negra. Por otra parte, el gobierno estadounidense prohibió la relación comercial con fábricas alemanas. Ante esta situación y para poder seguir funcionando en Alemania, declararon a Fanta como una compañía independiente que producía un producto nuevo a base de ingredientes locales como: el suero lácteo y orujo, un aguardiente que proviene de la Uva. Una vez terminada la guerra, Coca Cola la volvió adquirir.


Forrest Mars, creó los M&Ms al enterarse que los soldados durante guerra civil española cubrían el chocolate con caramelo para impedir que el calor los derritiera.


Hugo Ferdinand Boss, que personificó a la marca Hugo Boss, fue un sastre que empezó con un taller en Metzingen, al sur de Stuttgart en 1923. En medio de la incertidumbre económica y política que vivía Alemania decidió unirse al Partido Nacionalista Obrero, convirtiéndose en 1928 en su proveedor oficial, creando vestimentas para el movimiento Juventudes Hitlerianas y Uniformes para la SS.

El encendedor Zippo, Fue creado para abastecer a los soldados durante la Segunda Guerra Mundial. Está diseñado para enfrentar condiciones climáticas más extremas. Su tapa lo protege de cualquier elemento extraño, además puede ser accionado teniendo puesto los guantes militares. Igualmente, cuenta con piezas sustituibles que le permiten tener una gran vida útil.


Swiss Army Knife, nació en 1891 para proveer de herramientas y cuchillos al ejército suizo. En 1914 durante La Primera Guerra Mundial logró saltar al estrellato al fabricar la primera navaja suiza, un producto que cabía en un bolsillo y agrupaba varios elementos útiles para un soldado.


Lucky Strike, no nació con fines militares, pero sí modificó la cajetilla durante la guerra de Vietnam. Dejó atrás las cajetillas rígidas e innovó con un empaque de papel que las hacía flexibles. Esto les permitía a los soldados norteamericanos guardas los cigarrillos cómodamente en los bolsillos de su uniforme.


Los hermanos Adolph y Rudolf Dassler, fundadores de las marcas Adidas y Puma también tuvieron su participación en el área militar. Si bien sus marcas nacieron después de 1948, desde mucho antes fabricaban zapatos en su pueblo natal: Herzogenaurach con la marca Geda. En 1930, alcanzaron la fama y sus zapatillas lograron ser exportadas a los Estados Unidos. Al punto que en los Juegos Olímpicos Berlín 1936, el atleta afroamericano Jesse Ownes acabaría con el mito de la supremacía de la raza blanca al ganar cuatro medallas de oro con las zapatillas de clavos de los hermanos Dassler. Cuando comenzó la segunda guerra mundial, el gobierno alemán llamó a los hermanos a trabajar para el estado. En un inicio fabricaron botas militares, pero a medida que fue avanzando el conflicto su fábrica fue adecuada para producir el lanza misiles Panzerschreck. Adolph no soporto la presión y se retiró a los pocos años, mientras que Rudolf siguió apoyando a la Gestapo. Las diferencias entre los hermanos nunca sanaron y se guardaron rencor hasta sus últimos días.


King Camp Gillette, fundó en 1901 a The Gillette Company, con un novedoso producto, la máquina de afeitar de cuchilla intercambiable. Anterior a esto solo existían las navajas de afeitar, que en esos tiempos eran caras, requieran un afilado constante y el proceso de afeitarse era lento. Su producto alcanzó el estrellato, cuando el ejército de Estados Unidos lo contrato como proveedor de la Primera Guerra Mundial. Cada soldado que iba al frente de batalla llevaba una en su equipamiento. La razón es que, para poder usar las máscaras antigases era necesario que el rostro estuviera perfectamente afeitado y este producto innovador era perfecto para el campo de batalla. Una vez terminada la guerra sus ventas se dispararon en la población civil y de esta manera King Camp Gillette le dio vida al mercado de los productos desechables.


Las guerras son un negocio, muchas marcas siguen estando involucradas y a unas cuantas les gustaría estarlo. De manera colateral han cambiado el mercado dándole vida a tecnologías que han permitido el surgimiento de nuevos productos de nuestra cotidianidad que se hacen imprescindibles como el dispositivo por el que usted está leyendo este artículo.


Rodrigo Esteban Delgado A.

Editor, Copy Estándar

Info@CopyEstandar.com

 

Bibliografía


-(2017). El origen oscuro de las marcas. Revista Semana: Colombia. Recuperado de: https://bit.ly/2YhHDMs

-(2015). Conozca las marcas mundiales que se hicieron famosas por la guerra. Actualidad RT: España. Recuperado de: https://bit.ly/2BlAGRr

-I. Díaz. (2013). La Guerra y las Marcas. Branzai: España. Recuperado de: https://bit.ly/2zUsHuo

- M. Villatoro. (2014). A las órdenes de Hitler: el turbio pasado nazi de algunas famosas empresas actuales. ABC: España. Recuperado de: https://bit.ly/2NhynSk

-(2015). Hitler y el auto del pueblo. DW: España. Recuperado de: https://bit.ly/2YhnLZU