Buscar

Los mensajes subliminales: ¿Realidad o mito?

14 de junio de 2021

Los críticos de la publicidad, la han acusado durante años de construir mensajes subliminales que presentan como una entramada comunicación codificada, compuesta por mensajes que son imperceptibles a simple vista pero que tienen el poder de impactar de manera directa el subconsciente.

Todo esto nació en 1957, cuando James Vicary, un investigador de mercados de la época dorada de la publicidad, citó a una rueda de prensa en Nueva York, para contarle a los periodistas su más reciente experimento.

Expuso que entre los fotogramas de una película presentada en un cine había incluido los mensajes: “beba Coca Cola” y “come más palomitas de maíz” a una velocidad tal, que no podían ser percibidos por el ojo humano. Según él, esto produjo que se aumentaran las ventas de la Coca Cola en un 57% y de las palomitas de maíz en un 18%.

Situación que creó terror entre los estadounidenses y gran parte de la población mundial. Pues se creía que desde ese momento los comerciales de cine y televisión podrían ser usados como flashes imperceptibles para dominar las mentes de quienes los vieran. Caos que le permitió a Vicaray proclamarse como el padre de la publicidad subliminal.

Todo esto perdió su peso teórico en 1962, cuando el dueño del cine donde se realizó el ejercicio, le contó a la revista Motion Picture Daily, que el experimento no había tenido ningún sustento. Tiempo después Vicary, confesó que su investigación había sido insuficiente, por ejemplo, no había tenido en cuenta la publicidad tradicional existente tanto en el interior como en el exterior del cine y ni siquiera había analizado el público de la película.

Si bien presentó sus excusas, el mito de la publicidad subliminal ya estaba creado y las teorías conspirativas intrigan a las personas. Produciendo que muchas de ellas sean inventadas y se terminan convirtiendo en leyendas urbanas. Una de las más famosas afirma que El Rey León incita a las personas a tener sexo. ¿Habría que preguntarse en qué beneficia esto a Disney como para tomarse el tiempo de realizarlo?



Composición realizada con imágenes tomadas de: Fotogramas.es

Es claro que hay tácticas para alterar la realidad como las figuras retóricas. Al igual que diferentes formas de manipular opiniones como las mentiras y las fakenews. También existen estrategias para apelar a los sentidos como el neuromarketing y los mensajes emocionales. Al igual que otros elementos como la psicología del color que están al alcance de los ojos. Pero, parece irrisorio que en la era de los medios digitales, cuando las personas están saturadas de información y la lucha por la atención es un reto constante de las marcas, se están creando mensajes codificados que no son perceptibles.

Aprovechándose de estas ideas conspirativas que llevan a muchas personas a escudriñar al detalle cada contenido, algunas marcas han aprovechado esto para incluir información misteriosa a modo de una estrategia de valor agregado en la comunicación. Como es el caso de Pixar, que en películas oculta detalles de otras producciones. Esto ha causado tal fascinación que existe un libro llamado The Pixar Theory, escrito por Jon Negroni, quien plantea que todas las películas de este estudio cinematográfico en realidad hacen parte de una sola historia.


Rodrigo Esteban Delgado A.

Editor de contenido, Copy Estándar


 

Fuente historia de James Vicary: P. Tinline. (2015). BBC:¿Debemos temerle a la publicidad subliminal? Reino Unido. Recuperado de: https://cutt.ly/RnHLfif