Buscar

Los secretos del carrito del supermercado



Entrar a un supermercado es una experiencia donde convergen diferentes técnicas de mercadotecnia, como las acciones del escaparatismo que hace que unos productos se destaquen sobre los otros al estar a la altura de los ojos. Las tácticas de la psicología del color usadas en los empaques de los productos, así como otras estrategias del neuromarketing, representadas en el tipo de música, los olores, la iluminación y decoración que buscan estimular al consumidor para hacerle olvidar que se encuentra en una gran bodega.


Hay un elemento fundamental en toda la ecuación que suele pasarse por alto, pero tiene una gran importancia y es el carrito del supermercado, que está lleno de trucos con el fin de incrementar las ventas.


La rueda rebelde


Muchas personas creen que tienen mala suerte a la hora de escoger el carrito del supermercado porque siempre les toca el que tiene una rueda mala. Pero cuando una acción se repite tantas veces no es una casualidad.


La mayoría de la población es diestra, por esta razón la rueda que se traba suele ser la izquierda de adelante, esto obliga a las personas a estar concentradas en el camino mirando todos los estantes y les deja la mano derecha libre para tomar los productos.


La sensación de estar vacío


La primera sensación al abordar un carrito del supermercado es encontrarse con una gran caja de metal en donde caben muchas cosas. No son altos, pero si lo suficientemente profundos para plantear una especie de juego de tetris donde siempre se encuentra la manera de acomodar un producto más.

Incluso, se ha descubierto que muchas personas sienten pena con llegar a la caja registradora con el carro vacío y esto los induce a llenarlo.


El límite de velocidad


En primera instancia las ruedas pequeñas hacen que sean lentos. Como si esto fuera poco, suelen contar con las tuercas tan apretadas que limitan la velocidad. Esto permite marcar el ritmo de la compra y produce que se pueda divisar mejor el paisaje de los productos.


Además, si se desea sobrepasar la velocidad, hay un indicador que hace disminuirla inmediatamente y es que son extremadamente ruidosos.


La ruta está marcada


La leche y el pan suelen estar al fondo. Asimismo, productos esenciales se encuentran separados. Esto hace que el cliente deba recorrer todo el supermercado y esto provoca las compras impulsivas.


Pero la historia no termina ahí, el ser humano es un animal de costumbre y termina aprendiéndose la ruta, ignorando lo que hay a su alrededor. Para refrescar esto, algunos productos suelen ser cambiados de lugar para romper con esta monotonía.


Los carros para niños


Si bien, existen unos carros más pequeños, estos están diseñados para niños, quienes suelen aburrirse en estos lugares. Este objeto se vuelve un elemento de diversión para ellos y lo más importante, por excelencia son motivadores de compras imprevistas. Además, al estar entretenidos proporcionan que sus padres se puedan concentrar en las compras.


Los pasillos


Los que brindan espacio más generoso permiten que pasen de manera apretada tres carros por el mismo lugar de un pasillo. Esto genera que las personas se deban detener constantemente y esto les motiva a ver más productos.


Muchas cajas y pocos cajeros


La compra está finalizada y ahora el cliente se disponen a pagar, pero se encuentran con uno de los últimos trucos. No todas las cajas están funcionando y da la sensación que el supermercado se está ahorrando trabajadores, pero hay muchos en los pasillos haciendo otras labores. La razón, es que el hacer la fila les proporciona a las personas un tiempo extra para refrescar la memoria por si se les ha olvidado algún producto.


Rodrigo Esteban Delgado A.

Editor, Copy Estándar

Info@CopyEstandar.com

 

Fuentes

-S. Villegas. (2014). Markitendecias, curiosidades y anécdotas sobre el marketing y la publicidad de tu día a día. Capítulo 28, trucos de los supermercados para vender más. Barcelona, España. Gestión 2000.

-Los trucos de los supermercados para hacernos comprar más. (2018). BBVA: España. Recuperado de: https://www.bbva.com/es/los-trucos-de-los-supermercados-para-hacernos-comprar-mas/